Le tiró una cerveza al toro y sufrió un karma instantáneo

Como dice el dicho: «el que está quieto se deja quieto».