Le hizo una broma a un amigo y terminó perdiendo una pierna

Una broma muy pesada.

James Gillbrand, un joven de 25 años de edad, decidió hacerle una broma a su mejor amigo prendiéndole fuego, pero no terminó nada bien.

La broma consistió en echarle un líquido inflamable a su amigo, prenderle fuego y encerrarlo en el baño. El resultado: Graig Finn, su amigo, tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital con el 70% de su cuerpo con quemaduras de tercer grado. Duró un mes en coma y le tuvieron que amputar la pierna izquierda, según informó el Daily Mail.

Gillbrand por haber jugado esta broma de muy mal gusto, pasará 5 años en la cárcel.

bromapesada