La prueba de resistencia más dolorosa a un iPhone 6