«La Playita» abre sus puertas en Nuestra Tele

Muy pronto llega a la pantalla del Canal RCN ‘La Playita’, una comedia de contrastes, que muestra capítulo a capítulo, dos formas de concebir, sentir y enfrentar la vida: la alegre, cálida, descomplicada y llena de color de los costeños versus la vertiginosa, fría, gris y modernizada de los cachacos. Es así como cada episodio de esta ‘La Playita’ mostrará una divertida historia de choque en la convivencia entre personajes de la Costa Caribe y del interior.

Esta producción es una comedia de situación que cuenta la historia de ‘La Playita’, un mini centro comercial que queda en la lejana y fría ‘nevera’, Bogotá, pero en el que convive una colonia costeña que le pone al lugar todo el sabor de su región. Todo va bien hasta que al dueño se le ocurre vender ‘La Playita’ y de la noche a la mañana, el sitio acaba siendo propiedad de Juan Andrés Rodríguez (Carlos Camacho), un cachaco que dice no soportar a los costeños, pero que paradójicamente quedará cautivado por Soledad (Laura De León), una carismática barranquillera.

La idea original y libretos de ‘La Playita’ son de Juan Manuel Cáceres y Héctor Moncada, los mismos creadores de ‘El man es Germán’. Según Cáceres, Colombia “es una mezcla de muchos países en uno solo y ese es uno de nuestros mayores patrimonios. Sin embargo, vivimos en un regionalismo que nos hace mucho daño. Con La Playita queremos mediante el humor y la emotividad reflejarnos en nuestras diferencias, conocernos, hacer ver que ese antagonismo entre cachacos y costeños es tonto, que necesitamos es sumarnos, unirnos, no dividirnos”.

A esto, Héctor Moncada agrega que “queremos mostrar desde el punto de vista del costeño cómo conciben la vida y así las personas del interior dejen de pensar mal de ellos, y viceversa. Queremos contar que el costeño no está equivocado, sino que tiene una forma diferente de ver la vida. En la medida que nos podamos entender y conocer mejor, se van a acabar esas diferencias”.

‘La playita’ quiere ir más allá del estereotipo del costeño hablador, rumbero,  ruidoso y poco trabajador. En ese sentido, en esta serie se mostrará entre sus costeños, a hombres y mujeres luchadores, trabajadores, echados pa’lante, que llegan a Bogotá para cumplir sus sueños, pero que nunca pierden sus costumbres, esa alegría y sabor propio del Caribe. Asimismo, en la producción también confluirá la diversidad de esta región, pues no son lo mismo un barranquillero, un samario, un guajiro o un sabanero.

La región Caribe de Colombia es sinónimo de música, su herencia afro hace que el costeño lleve la música en la sangre y sea parte de su esencia. Por eso ‘La Playita’ destaca en este aspecto. La banda sonora de la serie la componen 10 canciones, interpretadas por los personajes de la producción, con énfasis en el vallenato pero también aparecen otros géneros muy caribes como la salsa, el merengue, la champeta e incluso la balada.

‘La Playita’ es protagonizada por Carlos Camacho, Laura De León, Beto Villa. a quienes acompañan un talentoso elenco que conforman Fredy Flórez, Aida Bossa, Santiago Rodríguez, Alberto Valdiri, Aco Pérez, Pepe Sánchez, Mile Vergara, Karoll Márquez, Viña Machado, Consuelo Luzardo, Genoveva Caro, entre otros. Además, cada capítulo cuenta con actores invitados como Anabolena Meza, Carolina Sabino, Germán Escallón, Susana Rojas, Gabriel Ochoa,  Sara Uribe, Gaby Garrido; y la participación especial de personajes muy queridos en la Costa Caribe como el humorista Rafael Zequeira, más conocido como el ‘compae Lencho’, el locutor y periodista José Luis Urruchurto, y el músico Beto Villa.

“Los actores experimentados han sido muy generosos con sus compañeros que son nuevos o apenas están comenzando, quienes además son supremamente aplicados y comprometidos. Antes de empezar a grabar, se trabajó con Bernardo García, de la escuela Crea, un taller donde todos se conocieron como personas y actores, para buscar una serie de cosas con respecto a sus personajes. Eso nos permitió que desde las primeras escenas tuvieran muy claro su personaje, tono y hacía donde iban”, asegura Consuelo González, Directora de ‘La Playita’, quien también estuvo detrás de ‘El man es Germán’ y repite junto a su Director Asistente, Beto Ramírez. 

Consuelo González destaca que gran parte del equipo de producción ha trabajado en conjunto en varios proyectos. Asimismo, aclara que con respecto a experiencias anteriores, para ‘La Playita’ se está cuidando todos los aspectos y en específico la rigurosidad del libreto, “con el fin de evitar que los personajes se desvíen por caminos incorrectos. Eso no quiere decir que no haya espacio para que los actores improvisen, pues la comedia por naturaleza es repentista y no podemos perder algunos detalles de los personajes que pueden salir en el momento”.

De esta serie, la directora también resalta el set exclusivo que se construyó para el centro comercial, un espacio de 540 metros cuadrados en donde se adecuó cada uno de los locales que hacen parte de este lugar. “Por las características del producto se hace a una sola unidad y el 95% en estudio, por eso teníamos que tener un lugar estético televisivamente y que tuviera todas las condiciones para grabar adecuadamente”.

Esta es ‘La Playita’, una nueva serie con el sello de calidad de Nuestra Tele, que mostrará que a pesar de las diferencias entre costeños y cachacos, son más las cosas que nos unen como colombianos. A lo largo de los capítulos, los televidentes verán que sin importar de que región del país se es, la forma correcta de vivir es entendiendo a los demás y para eso hay que conocerse bien.

SINOPSIS

‘La Playita’ no queda en la Costa, no queda a la orilla del Mar Caribe, pero está llena de costeños: ‘La Playita’ es un mini centro comercial (6 locales alrededor de una pequeña plazoleta central), que queda en la lejana y ‘nevera’, en Bogotá: La capital, la fría ciudad, trepada sobre las montañas,  a 2600 metros de altura sobre el nivel del mar, y a más de 2000 kilómetros del litoral caribe…. Como diría cualquier costeño: ‘cule e lejos y cule frio’. A ese lejanísimo lugar, llegó una colonia costeña, que vive en un barrio (estrato medio) cercano y se apropió del lugar.

Todo iba bien en el Centro Comercial ‘La Playita’, hasta que al dueño se le ocurrió vender y  de la noche a la mañana, el lugar acabó siendo propiedad de Juan Andrés Rodríguez, un cachaco en extremo, que  no se soporta a los costeños, pero paradójicamente muere por las costeñas.

Luego de un año de trabajar como ingeniero en la construcción de unos edificios de apartamentos en la caribeñísima Barranquilla, el bogotanísimo Juan Andrés,  no quiere saber de costeños, ni de su cheveridad, ni de su bacanería, ni de su forma de trabajar o no trabajar, no quiere volver a ver a un costeño en la vida. Y como ‘al que no quiere caldo, se le dan  dos tazas’, este cachaco por obra y gracia del destino, que es mamagallista, acaba recibiendo, como pago de un dinero que  le deben, el Centro Comercial ‘La Playita’.

Juan Andrés cuando llega al lugar y se entera que este es sede de una colonia costeña en Bogotá, intenta vender, pero las jugadas del burlón destino y alguna embarrada de Carmelo, el  encargado de servicios generales del centro comercial, hacen fracasar el negocio.

Desesperado, Juan Andrés ahora quiere sacar a los costeños de sus locales y vender al primer comprador que aparezca, pero la llegada  de la bellísima y encantadora Soledad (barranquillera, que Juan Andrés conoció en esa ciudad y de la que quedó “prendado”), lo pondrán a dudar de vender tan rápido el centro comercial.