La explosión del cohete de la NASA vista desde un avión