James Rodríguez sorprendió a todos después de empate del Real Madrid

Tras el empate de la noche del sábado entre el Real Madrid y Barcelona, la mayoría de los jugadores se fueron con sus familias y amigos a celebrar, sin embargo James Rodríguez sorprendió a todos al decidir irsé a la sede deportiva y entrenar solo.

El jugador frustrado por no tener minutos como titular, pidió ropa de entrenamiento y se ejercitó en una sesión individual. Un gesto que sorprendió a la prensa que catalogó su gesto como el de un jugador de carácter.

El jugador colombiano parece no rendirse.