Hablar de derechos sexuales y reproductivos puede herir susceptibilidades, pero es un tema fundamental para entender la libertad y el sentido de bienestar, tanto físico como emocional.  

Amnistía Internacional dice que “sea quien sea y viva donde viva, las decisiones que afectan a su cuerpo deberían ser solo suyas”, aunque en la práctica muchos sean perseguidos o juzgados por ejercer sus derechos.  

Este es un tema que puede darse por sentado, pero lo cierto es que el desconocimiento del mismo puede llevar a situaciones poco favorables para el ser humano.   

Sobre los derechos sexuales y reproductivos es importante precisar que son una serie de derechos enunciados a nivel internacional que han sido avalados y a los que Colombia se ha adherido. Si bien estos pueden ser aplicables dependiendo del género, les atañen por igual a hombres y mujeres.  

Los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados y ejercidos a plenitud, así como los derechos reproductivos, que buscan proteger la libertad y autonomía de todas las personas para decidir y determinar con responsabilidad sobre su vida reproductiva. 

Sus derechos sexuales 

Entre la lista se encuentran el derecho a la libertad, privacidad y libre asociación sexual. También tiene el derecho a tomar decisiones libremente sobre temas que tengan que ver con su sexualidad, a recibir una educación sexual integral y acceso a una atención médica adecuada respecto al tema.  

Los derechos reproductivos   

Tiene derecho a:  

  • Decidir si quiere tener o no hijos y cuántos.  
  • La procreación y a recibir la atención médica necesaria durante el proceso reproductivo.  
  • Informarse libremente sobre la reproducción.  
  • Acceder a servicios de salud reproductiva y planificación familiar.  
  • Interrumpir el embarazo en los casos en los que la ley lo permite.  

Además, tiene derecho a vivir libre de violencia, por lo que actos como la mutilación genital femenina, los embarazos forzados, los abortos forzados, la esterilización forzada y los matrimonios forzados y precoces son graves violaciones de estos derechos que afectan principalmente a mujeres y niñas, de acuerdo con Amnistía Internacional.  

RELATED POST