Luego de una prueba difícil, donde debía demostrar lo aprendido durante su permanencia en ‘Soldados 1.0’, Agmeth Escaf afrontó con valentía y honor, el que sería su último día en el programa, pues sus dolencias físicas, las cuales le impidieron completar con éxito algunas de las pruebas, no le permitieron llegar en el tiempo que debía para superar a sus compañeras Natalia Durán y Sofía Jaramillo.
Para este barranquillero, haber tenido la oportunidad de convertirse en un soldado multimisión fue una experiencia maravillosa, que le dejó grandes enseñanzas y buenas amistades. “Mentalmente yo entré al programa muy fortalecido, a mí me hacía falta ponerme en ese rol de soldado. No solo con mi experiencia militar sino también en el campo actoral, había tenido la oportunidad de interpretar muchos papeles, sin embargo, haber podido ponerme realmente las botas de soldado es totalmente maravilloso”, cuenta Agmeth.
Siendo el segundo eliminado de esta competencia, Agmeth se retó como nunca y portó con honor, disciplina y patriotismo el uniforme del Ejército Nacional. Con emotividad Escaf fue despedido por sus compañeros, sin embargo, una de las más afectadas por su salida fue Enis Pacheco quien consideraba a su lanza como un gran apoyo dentro de la competencia. “Uno en la vida tiene que cosechar amigos y Enis es una mujer maravillosa, tiene mucha sensibilidad.
El programa nos permitió mostrarnos tan cual somos, seres humanos reales. Con Pacheco hubo una gran empatía, yo la adopté como parte del grupo, ella a pesar de que se mueve en un mundo muy masculino, es muy sensible y eso ha quedado demostrado”, asegura el soldado Escaf quien agrega que la mujer seguirá siendo parte de su corazón.
Al salir, Escaf habló de su experiencia en el programa, de cómo fueron sus días en el Ejército Nacional y qué sintió al portar el uniforme.
ENTREVISTA
‘ENTRÉ MENTALMENTE FUERTE, PERO MIS LESIONES FÍSICAS ME IMPIDIERON SEGUIR’ :AGMETH ESCAF
En el último capítulo vimos que, de sus compañeros, a la que más duro le dio su salida fue a Enis Pacheco. ¿Cuéntenos cómo fue esa cercanía con ella?
Ella es una mujer muy sencilla y muy especial, viene de un mundo totalmente distinto, quizás al principio del programa no se sentía cómoda con el grupo de niñas, y yo decidí acompañarla en el proceso. Tenemos una gran afinidad porque además somos costeños y eso siempre nos unió más. Con todos tuve una cercanía especial pues a unos los conocía desde chiquitos, siempre se trató de tener un buen ambiente y con Pachecho la conexión fue genial, es una gran mujer y siempre la llevaré en mi corazón.
¿Qué le dejó a Agmeth Escaf su paso por Soldados 1.0?
Que tengo que cuidarme más físicamente, no puedo seguir llevando el estilo de vida que venía teniendo pues dentro del programa vi reflejado eso, y me afectó mucho. Pues además de que tenía mis lesiones físicas, el cuerpo también me estaba pasando factura. Ahora llevo una alimentación más sana, estando adentro me sentía sin fuerza.
¿Tuvo miedo de hacer alguna prueba?
No le tenía miedo a las pruebas en sí, a lo único que sí le tenía miedo era a exceder mi cuerpo. Yo entré al programa con el aval de mis hijos, ellos me hicieron prometerles que en el momento en el que yo sintiera que mi vida estaba en riesgo debía detenerme. Ya conocía mi cuadro clínico y sabía que no podía seguir exponiendo así mi cuerpo.
¿Cómo cree que le ayudó su experiencia como Mayor del ejército para estar en Soldados 1.0?
Yo llevaba mi experiencia en la actitud, y esa misma me dio mucha fortaleza mental para afrontar todo como lo hice, uno tiene que tener mucho trabajo mental y si otros han podido hacerlo uno también dice: ¿por qué no puedo hacerlo? Ser Mayor me permitió tener la mente dispuesta para enfrentar todo, yo esos miedos que están enfrentando mis compañeros ya los enfrenté, tenía básicamente ventaja mental.
Para varios de sus lanzas usted fue como un padre dentro de la competencia. ¿Cómo toma esto?
Uno en la vida no puede ver a una persona que tiene un problema o necesidad y hacer caso omiso, yo no puedo con eso. Es algo que está en mi ADN y que jamás podré cambiar. Lo apliqué con todos, yo les ayudaba, yo no me aprovecho, me gusta ayudar al otro, no busco nada a cambio. Yo soy muy protector con todo el mundo y que bueno saber que ellos se sintieron acompañados y que les pude dar esa fuerza que necesitaban.
¿Inicialmente, cuál fue su motivación para entrar al programa?
Yo digo que tengo corazón de soldado, y esa misma pasión por mi patria me impulsó a querer no solo estar en las botas de un soldado sino también poder mostrarles a los colombianos lo importantes que son y las cosas buenas de nuestros soldados. Además de que necesitaba enfrentarme a esto espiritualmente.
¿Cómo sigue su salud?
Mejorando, ahora estaré haciendo terapias para mi brazo, pues antes no lo podía casi ni mover ni cargar cosas pesadas. Poco a poco el cuadro clínico se ha ido nivelando, he bajado de peso, he cambiado muchos de mis hábitos.

 

RELATED POST