A pesar de querer continuar en la competencia, y seguir demostrando su fortaleza mental y física, la modelo caleña Sofía Jaramillo decidió tocar la campana, convirtiéndose en la segunda participante de Soldados 1.0 que se retira voluntariamente del entrenamiento en la base militar de Tolemaida.

En un capítulo lleno de sorpresas y palabras de aliento, Sofía se despidió de sus lanzas, asegurándoles que su retiro voluntario se debía explícitamente a una condición médica. “Yo toqué la campana, no porque me haya rendido. No me quedó grande la competencia, yo quería llegar hasta el final, di lo máximo y eso se vio reflejado en todas las pruebas, pero es algo que se me salió completamente de las manos y contra eso, es imposible luchar. Sin embargo, salgo muy agradecida por la experiencia y por todo lo que pude aprender”, cuenta la también empresaria.
En el tiempo que la modelo permaneció en el programa, siempre tuvo claro que su condición física no era 100% buena, pues manifestó en repetidas ocasiones, tener problemas en sus rodillas. Sin embargo, en los capítulos previos a su salida voluntaria, Sofía aseguró ante sus compañeros que se sentía agotada físicamente.
“Venía sintiendo cosas extrañas desde que comenzó todo este proceso, pero siempre tuve la fortaleza para afrontar lo que debía hacer. Sin embargo, en las últimas competencias ya me sentía fatigada todo el tiempo. Cuando me enteré de mi condición médica, supe que tenía que tomar una decisión inmediatamente, y en la base militar de dieron tres opciones: contarle todo a los televidentes, tocar la campana, retirarme voluntariamente o entrar en la temida ‘lista 5’. Por eso decidí tocar la campana, porque yo no quería salir por perder una competencia”, revela.
Para Sofía, la posibilidad de convertirse en una soldado multimisión estaba dentro de sus metas cuando aceptó ser parte del programa, pues considera ser una persona que asume retos y poder experimentar en carne propia la vida militar era algo que quería hacer.
“Cuando me convocaron para ser parte de Soldados 1.0, no dudé en aceptarlo ni por un segundo. Me considero una persona competitiva, disfruto de este tipo de retos que te exigen mucho mental y físicamente, pues es poner a prueba muchísimas cosas. Sumado a eso, me encanta hacer labor social y esta era una bonita oportunidad para conocer de cerca lo que hacen nuestros soldados, por la comunidad más vulnerable, lo disfruté mucho”, dice.
Con respecto a la convivencia con sus compañeros, la caleña asegura que fue la parte que menos le costó, pues considera que con todos tuvo gran afinidad. “Esa parte fue lo menos difícil de la competencia, con todos me la llevé muy bien. Pero puedo decir que llevo a Enis Pacheco, Orlando Liñán, Sebastián Quintero y Alejandro Estrada en el corazón. Todos, muy especiales y de un gran corazón”, agrega Sofía.
Luego de haber salido de la base militar de Tolemaida, y regresar a su vida de civil, Sofía Jaramillo cuenta cuál fue la prueba que más le costó realizar, además revela qué fue lo que más le dio miedo y cuáles fueron los aprendizajes que le dejó haber estado en Soldados 1.0.
“NO CUMPLÍ MIS EXPECTATIVAS DENTRO DEL PROGRAMA, SIENTO QUE QUEDÉ A MITAD DE CAMINO”: SOFÍA
¿QUÉ LE DEJÓ SU PASO POR SOLDADOS 1.0?
Me deja grandes amigos, tuve la fortuna de conocer a personas maravillosas, que siempre llevaré en mi corazón. Aprendí a valorar mucho el tiempo, las personas y las cosas. Para mí, era difícil por ejemplo no poder desayunar con mi familia, hablar por teléfono con mi mamá.
A veces no le damos importancia a esas pequeñas cosas, pero allá yo lo añoraba, además ver que todos los días nuestros soldados hacen esos sacrificios por nuestro país, me llenó de mucha más fortaleza para seguir, aprendí a tener mucha más disciplina en mi vida. No cumplí mis expectativas dentro del programa, siento que quedé a mitad de camino pero asumo las cosas y pienso que todo debe pasar cuando debe ser, fue la voluntad de Dios y lo que quiso para mi vida, lo afronto y sigo adelante.
¿USTED ESTUVO EN LISTA 5, CÓMO AFRONTÓ LA IDEA DE SALIR POR COMPETENCIA?
La verdad, cuando me dijeron que había quedado en ‘lista 5’ me dio muy duro, me puse muy triste y no me lo esperaba. Sin embargo, estaba confiada de mi rendimiento, y aunque en las pruebas me iba bien, sabía que en el día a día la calificación no iba a ser tan alta, porque sentí muy débil mi cuerpo y a pesar de que luché muchas veces contra esos dolores, ya mi rendimiento no era el mismo, y estaba muy cansada. Cuando me enfrenté a la prueba final, fui preparada mentalmente pues no estaba dispuesta a perder, y a pesar de esa falta de energía, tuve el mejor tiempo.
¿TUVO MIEDO EN ALGUNA PRUEBA?
Sí, en varias. Me dio muy duro no poder realizar la última prueba antes de tocar la campana, porque mis pulmones no daban, me agitaba mucho en las pruebas y a pesar de que lo intenté, no la logré, porque mi condición no lo permitía. Además de esa, también me fue difícil subir el muro de 8 metros.
¿POR QUÉ DECIDIÓ SER SOLDADO 1.0?
Porque me gustan los retos, soy una mujer muy competitiva, y cuando me expusieron el proyecto y cómo iba a ser más o menos, no dude en aceptarlo. Además, porque iba a tener la oportunidad de hacer labor social y eso me motivó mucho más, es algo que me encanta hacer, que me enriquece y me hace feliz.
¿QUIÉN CREE QUE PUEDE CONVERTIRSE EN EL PRIMER SOLDADO 1.0?
Sebastián Quintero, él está físicamente preparado y mentalmente es muy estable, esto es importante para seguir avanzando en las pruebas. Lo veo muy comprometido, concentrado y metido totalmente en el papel de convertirse en soldado multimisión.
¿QUÉ VIENE PARA USTED AHORA?
En los próximos meses me voy a graduar de la universidad como Comunicadora Social-Periodista, es un logro que me tiene inmensamente feliz. Además de eso, quiero que siga creciendo mi sueño de ser empresaria, por eso me concentraré en afianzar mi marca de vestidos de baño.

RELATED POST