En medio de lágrimas, Ángela Vergara se despidió de sus lanzas y superiores de ‘Soldados 1.0’, luego de no haber completado la prueba de la ‘Batalla de honor’. Estando a pocos metros de la meta, la actriz sintió que ya no tenía fuerzas para terminar.
“Ahora que salí, y tuve la oportunidad de ver el capítulo, me doy cuenta de que estuve muy cerca, que había podido lograrlo, porque las ganas de seguir eran más grandes, sin embargo, mi mente y mi cuerpo ya no lograron darme ese último impulso que necesitaba para terminar la prueba”, cuenta Ángela.
En un capítulo lleno de emoción y sorpresas, la talentosa actriz, Ángela Vergara, desafió sus límites y puso a prueba su fuerza mental, portando con honor y valentía el uniforme del Ejército Nacional en cada una de las fases del entrenamiento.
Para esta bogotana radicada desde hace dos años y medio, en Berlín, Alemania, dejar de portar el uniforme del Ejército Nacional y abandonar la base de Tolemaida fue muy difícil, pues considera que aún podía hacer más dentro de la competencia. “Más allá de la fuerza física, yo tenía mis ventajas también en otras cosas. Me iba muy bien en la destreza mental, en cortesía militar entre otras, siento que ha quedado evidenciado que las mujeres colombianas somos muy luchadoras”, agrega.
La actriz nunca pensó irse tan pronto del programa, sin embargo, rescata que el momento más especial que vivió, fue el de su despedida, pues nunca se imaginó, que el capitán José Rojas, la teniente Vanessa Rojas y el cabo Edilberto Rubio, además de sus lanzas le dedicaran palabras de aliento y agradecimiento tan gratas. “Yo soy muy sentimental y me conmovió mucho lo que me dijeron todos. Es bonito que la gente en sus casas entienda que ellos son también seres humanos y con un corazón grande. Siempre les agradeceré por todo lo aprendido y vivido”, finaliza.
Después de recuperar sus fuerzas, y ver más calmada el capítulo de ‘Soldados 1.0’, Ángela habló de la posibilidad de regresar a Tolemaida, recuerdó cuál fue la prueba en la que tuvo más miedo y quién merece recibir el título de ‘Soldados 1.0’.
ENTREVISTA: “PARA GANAR, ME FALTÓ MÁS FUERZA MENTAL”, ÁNGELA VERGARA
¿Qué le dejó su participación en Soldados 1.0?
La satisfacción de haber sido una mujer colombiana con mucha fuerza; me dejó la inspiración de mostrarle a la gente lo fuerte que puede ser uno como mujer. Que la gente no necesita ser igual de alto, fuerte, atleta, que alguien, pues es mucho lo que hay que luchar en estas cosas, donde la mente es lo primero que hay que tener con más fuerza. Aprendí que los objetivos que uno se pone en la vida se logran con las ganas de seguir adelante siempre, sin ponerse limitaciones ni barreras mentales.
Estuvo cerca de ganar en la prueba de honor. ¿Qué cree que le faltó?

Me faltó tener más fuerza mental. Todavía no puedo entender cómo, faltando un metro de la cuerda para llegar, no pude, eso me ha dado muy duro en el ego. Pero yo saqué lo mejor del momento y es lo que la vida me quiso mostrar, que uno sí puede logar las cosas, que las limitaciones son mentales. Yo estaba fuerte, no quería salir, era la única que no tenía una lesión, era buenísima en las pruebas de agua, me había ido increíble en las

pruebas de memoria, tenía súper buena convivencia con todos, pero faltó ser más fuerte mentalmente en ese momento.
¿Cuál fue la prueba que más le costó hacer?
Las de alturas fueron las más difíciles, en esas me lanzaba sin mirar. Con respecto a las pruebas de fuerza, el muro de ocho metros fue muy duro, tuve pánico, pero lo hice. También pasar el cañón sin mirar la altura es una cosa loca que hice. Ahora que veo las imágenes me pregunto cómo lo hice, pero si no lo hubiera hecho me hubiera dado rabia, pues uno piensa en ese momento que si otros pueden hacerlo porqué uno no. Aprendí en esas pruebas que uno muchas veces tiene que quitarse los miedos de la cabeza y arriesgarse.
¿Qué la motivo a entrar al programa?
Siempre me había llamado la atención la vida militar y esta fue la oportunidad para vivirla y enfrentarla como toda una guerrera fuerte. Antes de entrar, investigué un poco de cómo era más o menos la preparación física en el Ejército, pero nunca me imaginé que iba a vivir todo lo que hice. Yo sentía que podía hacerlo, porque tenía muchas ganas de experimentar en carne propia lo que era un entrenamiento militar. Esas oportunidades pocas veces se dan, pero cuando existen, se vuelve algo interesante de vivir. Yo quise conocer algo que es totalmente ajeno lo que yo soy, salgo muy fuerte y muy feliz de hasta donde llegué y cómo me desempeñé.
¿Le recomendaría a la gente vivir esta experiencia?
Sí la recomendaría, salgo con una profunda admiración por el Ejército Nacional y muy agradecida por el esfuerzo que hacen por la gente.
¿Volvería a participar?
Sí. Siento que me faltaron muchas cosas por hacer y que quería desde que entré. Me faltó hacer más cosas en el agua, porque estoy segura de que faltan más y yo amo el agua. Me faltó ir a la selva, vivir la experiencia de ir a otras comunidades que lo necesitan, el paracaidismo que era otro de mis miedos a enfrentar. Me faltó vivir más retos.
¿Quién cree que podría ganar el programa?
Cualquiera que maneje bien su mente y que quiera hacerlo de verdad, con las ganas que se necesitan. Esto es de tener mucha fortaleza mental, más que fuerza física.


 

RELATED POST