Es una actriz de carácter fuerte, verraquera y determinación en cada uno de sus pasos, a quien el público colombiano ha podido conocer desde niña y que se ha robado el corazón de todos los televidentes por su impecable interpretación de la romántica abogada de familia, Catalina Mejía, en la exitosa producción ‘La Ley del Corazón’ y de Claudia Bustillo en la serie ‘Venganza’ del Canal RCN.
En esta oportunidad y bajo estrictas pruebas donde desafiará sus facultades en tierra, mar y aire desde la Base Militar de Tolemaida, Lina Tejeiro demostrará de qué está hecha y hasta dónde puede llegar su fuerza física, mental y emocional, desempeñándose como la Soldado 1.0 Tejeiro. Sin duda Lina no la tendrá nada fácil en un campo de batalla lleno de retos con diferentes operaciones de las fuerzas especiales tales como paracaidismo, tiro, y otras actividades de servicio cívico, en compañía de 20 famosos, quienes se disputarán el primer lugar del reality Soldados 1.0. ¿Podrá esta joven actriz y modelo, acostumbrada a las comodidades, soportar la vida militar?
Usted hace parte de este grupo de 20 celebridades de Soldados 1.0. ¿Cómo se siente de vivir esta experiencia y por qué aceptó participar?
Se me ocurrió porque yo estoy loca, porque me falta un tornillo, porque todavía no era consciente de lo que me corría pierna arriba hasta que llegué aquí. Me siento muy honrada porque llevar el uniforme del Ejército colombiano es un honor. Son héroes de la patria y para mí eso es más que un premio. En cuanto a las pruebas y el entrenamiento militar, ha sido un poco duro, porque era algo a lo que no estaba acostumbrada, además, bañarse con agua fría y levantarse tan temprano, ha sido difícil, pero ahí vamos.
El Ejército Nacional es una institución que se caracteriza por ser muy disciplinada y muy rigurosa en sus actividades. ¿Cómo es Lina Tejeiro en su vida normal, es así de disciplinada?
Soy disciplinada con el ejercicio. Yo normalmente me cuido mucho, pero lo hago contra mi voluntad, no es que a mí me guste ir a entrenar, lo hago porque me toca y porque en el medio en el que estoy, trabajo con mi físico y tengo que mantener una figura. No quiere decir que las gorditas no van a conseguir trabajo, pero para mí, como mejor me veo y me siento, es así. Y hay que trabajarlo y lo hago no con el mayor gusto, pero lo hago por la disciplina, porque me toca y porque hay que cuidar mi imagen. Entonces en el tema de la disciplina, creo que va a ser un poquito complicado, porque me cuesta mucho que me levanten la voz o que me hablen fuerte. No me gusta eso, entonces ahí va a estar lo difícil y soy muy chillona entonces espero que no me hagan llorar.
De las pruebas que sabe que van a estar presentando, ¿cuáles cree que van a ser complicadas para usted?
Las de altura, porque les tengo mucho miedo a las alturas, como paracaidismo o tener que lanzarme a un río o lo que tenga que ver con altura y botarme, me da mucho miedo.
¿Cómo se está preparando para enfrentar ese miedo?
Les estoy diciendo a todos que, así no me bote, me empujen (risas). No importa, empújenme, pero háganlo porque quiero demostrarme muchas cosas y estoy aquí para demostrarme qué tan fuerte soy y hasta dónde soy capaz de llegar y es una de mis primeras metas, saber qué es lo que quiero y qué tanta fuerza mental tengo. Fuerza física tengo, porque entreno mucho, levanto pesas, pero en la fuerza mental, no es que sea débil, sino que no me gusta trabajar bajo presión y me gusta trabajar a mi ritmo, como yo soy capaz de hacerlo entonces bajo presión me puede afectar un poco y depender del tiempo de otra persona, también me puede afectar y aquí todo va a ser en equipo, entonces vamos a ver cómo nos va.
¿Cada uno depende necesariamente de los otros?
Así es, por una embarrada de uno, pagamos todos entonces eso también me tiene muy pensativa, pero ya me metí en esto, ya no hay nada que hacer y lo haré hasta donde me toque, pero obviamente mi idea es llegar por lo menos hasta los finalistas.
Indudablemente este es un uniforme que inspira mucho respeto y hay ciertos códigos en el momento de vestirlo. Explíquenos para las personas que no conocemos el tema, ¿Cómo se debe llevar correctamente el uniforme?
Hay que usarlo con el pantalón dentro de las botas, no se puede ver la liga que amarra el pantalón dentro de la bota, los cordones tienen que ir dentro o que no se vean, tener los cuellos bien puestos, las mangas de las chaquetas bien arregladas, pero más que eso es la agilidad con la que nos toca vestirnos para estar listos a la hora que nos digan, solo tenemos 10 minutos para bañarnos, vestirnos y estar listos. Normalmente poniéndome las botas y acomodándome el pantalón, me demoraba mucho, pero con el paso de los días, he tenido que aprender a ser más ágil.
¿A qué hora les toca levantarse todos los días?
Creo que a las 4:00 am, porque tenemos que estar trotando supuestamente a las cinco y media. Es de madrugada.
¿A quiénes ve con fortalezas en cuanto a los hombres y las mujeres?
En los hombres yo creo que Agmeth Escaf, porque es policía cívico y es oficial de reserva entonces él ya como que tiene muchas cosas claras. También Juan Sebastián Quintero sabe mucho de la jerga de los militares, diferencia los rangos. Los saluda como capitanes, coroneles, tiene todo clarísimo, yo no. Y de mujeres fuertes, Ennis Pacheco, la boxeadora. A ella le tengo miedo. Yo creo que esa va a ser una gran contrincante si al final nos toca enfrentarnos.
¿Qué significó para usted, que lleva una vida entre cámaras, en la actuación, en fotos para modelaje, desprenderse de todo eso y asumir este nuevo rol?
Para mí es un honor y me eriza los pelos escuchar la banda y me eriza verlos cantar trotando, siento que lo llevo en la sangre porque me despierta algo, entonces siento que eso va en mí. Además, estudié tres años de mi primaria en el Colegio Militar Caldas, no estoy tan lejos del tema, pero sí se me olvidaron muchas cosas. Dejar mi vida cotidiana es difícil, dejar a mi novio es lo que más duro me ha dado.
¿Qué le dice Andy Rivera, su novio?
Andy me apoyó mucho desde un principio, me demostró todo su apoyo, su cariño, dice que es un orgullo para él que yo esté en el Ejército porque realmente esto es ser un héroe en Colombia. Mi familia y mi novio, me han dicho que es un orgullo, que me lo tengo que gozar, que lo tengo que disfrutar, pero la distancia y el tiempo que vayamos a estar dificulta mucho las cosas. Yo soy muy chillona, entonces me van a ver llorando todos los días. Ya he dado varias entrevistas para el reality y no hago sino llorar. Creo que va a ser duro y es muy difícil el tema del celular, porque no nos dejan usarlo mucho y creo que nos lo van a quitar y estar en contacto con la familia es una motivación para mí, me motiva hablar con mi mamá, mi novio, mi mánager. Entonces no estar en contacto con ellos me debilita un poco.
También esto es una manera de poderse medir hasta dónde es capaz de llegar. Es una experiencia nueva en su vida. ¿Cuáles son esas enseñanzas que usted cree que le va a dejar ‘Soldados 1.0’?
Muchas. Sobretodo personales, hasta dónde voy a ser capaz de llegar, qué tanta fuerza tengo, qué tan buena soy trabajando en equipo, porque honestamente a mí no me gusta trabajar en equipo porque no me gusta, ni depender del ritmo, ni hacer depender de mi ritmo a otras personas. Me gusta ir a mi velocidad y eso es lo que más me va a costar, pero voy a aprender a trabajar en equipo, tengo que hacerlo. También a ser muy paciente porque soy muy impaciente y yo creo que aquí voy a valorar mi familia, mi comida, mi cama, mis amigos, todo porque lo voy a extrañar mucho.
Y aguantarse los regaños…
Aguantarme los gritos. Yo soy una persona que no me gusta que me griten, entonces me va a costar callarme lo que me digan, entonces si me van a gritar: ‘¡Tejeiro!’, me va a tocar tragarme las palabras y no poder decirle: ‘¡A mí no me grite!’. (Risas).

 

RELATED POST