Cinco años después del trágico fallecimiento de la princesa Diana, uno de sus exguardaespalda, Ken Wharfe, publicó un libro no autorizado en el que revelaba algunos secretos de la afligida vida de Lady Di.  

Este año, realizó una reedición del texto llamado ‘Diana, Closely Guarded Secret’ con la intención de contar más sobre la princesa como una manera de rendirle homenaje después de sus 20 años de fallecimiento.  

En esta nueva reimpresión, Wharfe expone cómo Diana se enteró de la infidelidad de Carlos. Según relata el libro, la princesa estaba completamente enamorada del príncipe. Su autor describe que era como una colegiala inocente rendida a los pies de Carlos, por lo que al enterarse de que su ‘amor eterno’ la engañaba con Camila Parker, sintió que la vida se le acababa.  

Algunos amigos, familiares y empleados de Carlos sabían sobre su amorío con Camila, pero Diana fue la última en enterarse. Esto la entristeció y la hizo sentirse completamente sola.

Ken cuenta que fue muy triste e indignante ver como Camila y sus amigos irrespetaban a la princesa, al burlarse en su cara de su forma de vestir y su falta de cultura. “Aunque parezca increíble, el príncipe muchas veces se unía a las burlas”, reseña el libro.

Según el guardaespaldas, durante una fiesta, Diana encontró a Carlos y a Camila solos en un salón. Los confrontó y les pidió a gritos que no la trataran como una idiota. El príncipe se enfureció con ella y decidió abandonar la celebración junto a su esposa. “A pesar del disgusto, aquella noche la pareja real dejó la fiesta junta, y en el auto, mientras lloraba desconsoladamente, Diana le preguntaba una y otra vez a Carlos: ¿Cómo puedes hacerme esto?, ¿cómo puedes humillarme de esta forma? Carlos no dijo una sola palabra, simplemente la ignoró”.

Para Wharfe, Diana representaba todo lo contrario a la corona, ya que ella tenía un gran corazón y amaba cuidar a los demás, razones que la llevaron a tener algunos problemas con la reina. “Tenía un profundo sentido de responsabilidad y compasión por los hombres y mujeres que esperaban por horas para verla, y esos mismos valores se los enseñó a sus hijos. Ningún miembro de la familia real había visitado antes a enfermos de SIDA o a pobres desamparados en las calles, y les molestaba que Diana lo hiciera“.

El lado pícaro de su majestad  

En este libro, Ken también revela algunas intimidades sexuales de Diana de Gale, destacando una en especial; la princesa consideraba como talismán de buena suerte, un vibrador.  

Según las palabras del autor del texto, el aparato sexual llegó a manos de Lady Di por su hermana. “Ella fue quien escondió consolador en su cartera durante un viaje. Diana lo encontró tras reunirse con Jacques Chirac y pensó que era un accesorio divertido”.

Wharfe cuenta que la esposa del príncipe Carlos bautizó el juguetico con el nombre de ‘El Artilugio’, y lo llevaba consigo a todas partes. “‘Diana se volvió supersticiosa con su vibrador. En uno de los tantos viajes ella me comentó: “espero que traigamos a ‘Le Gadget’, Ken. Tú sabes que todo irá mal sin él (…) es mejor tenerlo a mi lado para tener buena suerte’”.

Otro momento un poco incómodo para el guardaespaldas se presentó en una visita que realizaron a Mallorca, y su protegida le confió que el rey de España, Juan Carlos I, le parecía ‘demasiado amistoso‘. “Juan Carlos es encantador, pero muy táctil. Se lo comenté a mi esposo y me dijo que soy una tonta. Sé que es absurdo, pero estoy segura de que le gusto al rey”.

Fuente: RCN Radio

RELATED POST