Nada hacía suponer que en una playa tranquila mientras dos jóvenes muchachas estaban recostadas sobre la arena junto al mar, hiciera su aparición un seductor burrito que, en clara actitud voyeurista, las intranquilizó por un momento.

No fue para menos desde el momento que el animal se paró frente a ellas y comenzó a observarlas con cierta lascivia. Una de las chicas, con bikini negra y que se encontraba más cerca, se sintió acosada por la mirada libidinosa del burro y su intranquilidad la llevó a girar la cabeza para enfrentar sus ojos cuando descubrió algo más “atemorizante”…

RELATED POST

Comments are closed.