“Hay que desnudarse y colgar la ropa para que le dé el aire. Así, no siempre será necesario meterla en la lavadora”.

Es el consejo que Corrado Clini, ministro de Medio Ambiente de Italia, dio a sus ciudadanos para ahorrar agua en los hogares. Lo dijo sin disimulo en el programa Un giorno da pecora, de la italiana RAI 2.

Eso no fue todo. Aprovechando el ambiente distendido del programa, Clini, además, dio un segundo consejo: “Sólo hay que cambiarse de ropa interior un par de veces a la semana. Si las personas están limpias, ¿por qué cambiarse todos los días?”.

Para defender sus declaraciones, que no estaban siendo recibidas con los brazos abiertos por los presentadores del programa, el ministro italiano puso los números sobre la mesa.

“¿Sabe usted cuánto gasta una lavadora por un par de calzoncillos? 25 litros de agua, una pérdida increíble”, aseveró Clini ante los apuntes de los periodistas que, atónitos, pusieron en duda la teoría del ministro por ser “poco higiénica”.

Clini se explicó, por si quedaba alguna duda: “Si las partes íntimas están bien aseadas, y las mías están limpísimas, la ropa interior puede aguantar cuatro días”.

El ministro bromeó también sobre su afición al nudismo. “A mí me gusta muchísimo estar desnudo”, afirmó.

Soluciones mediterráneas

Las comentadas declaraciones de Clini no fueron las únicas que llamaron la atención en estos días.

La semana pasada, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España, Miguel Arias Cañete, dijo que se duchaba con agua fría para ahorrar agua.

El ministro aseguró que un modo de ahorrar sería “no dejar correr el agua hasta que se calienta”.

El debate giró en torno a la cantidad de energía que se emplea en cada hogar que, según el ministro, en España ronda el 20% dedicado a calentar agua. Pero no especificó si se trata de los segundos que tarda el agua en calentarse o el agua caliente en general.

Fuente: bbc.co.uk

RELATED POST