Este sistema de recompensas, poco común el mundo, nació de una asociación entre una casa de masajes eróticos y el lavadero de autos, según informó el periódico Malay Mail. La Policía aseguró que descubrieron la “promo” cuando allanaron el local de masajes ubicado en Kuala Lumpur, y descubrieron que varios de los clientes pagaban con cupones emitidos por el lavadero de autos.

Para quedarse con uno de los cupones para una sesión de sexo gratis, los clientes debían llevar nueve veces su carro al lavadero, y así recibían el “premio” a su fidelidad para hacerlo efectivo en la casa de masajes.

Luego del allanamiento, nueve mujeres que al parecer son prostitutas, y cuatro hombres sospechosos de ser los dueños de la casa de masajes fueron arrestados para ser interrogados.

La alegría no le duró mucho a los dueños y algunos clientes de este lavadero, debido a que la policía de esa ciudad decidió clausurarlo esta semana.

RELATED POST