Escena 1: Interior, oficina, en horas de la mañana.

Toma 1: Entra la secretaria y le dice a su jefe con tono inocente pero provocador: “Le traje los papeles”.

Toma 2: Jefe y secretaria hacen furtivamente el amor sobre el escritorio.

Este mini guión podría ser el comienzo de cualquier producción triple x en cualquier parte del mundo.

Sin embargo, es una de las tantas mentiras que en la vida sexual real no se dan.

Mentira 1: Hay que ir al grano

No existe juego previo, ni seducción ni nada. Es cuestión que un hombre y una mujer se encuentren y, sólo con una mirada, entiendan que unos segundos después estarán dando rienda suelta a sus desenfrenados deseos.

No es que sea muy difícil , pero en la vida real nada es tan así como saludarse y comenzar a tener sexo.

Mentira 2: súper (dotados y dotadas)

En las pelis porno los actores tienen un pene XL (o XXL). Esto se muestra como moneda corriente en cada filme pornográfico y algo similar sucede con las mujeres, que suelen mostrar un físico perfecto, aunque muchas veces con la ayuda de las cirugías plásticas.

En la cotidianeidad no todos tienen un mega pene ni las mujeres tienen plata ni tiempo para invertir en su cuerpo como las de las películas porno.

Mentira 3: las posiciones

Verdaderos actos de contorsionismo pueden verse en las películas XXX y, mientras más complejas sean estas posiciones, mayor placer le genera a la pareja.

Nada más lejos de la realidad. Las personas comunes rara vez tienen ganas de experimentar malabares que requieren un gran estado físico. Además está probado que las posiciones clásicas son las preferidas porque proporcionan gran placer.

Mentira 4: delivery de sexo

Las películas muestran que los repartidores de pizza o cualquier otro tipo de producto o servicio siempre están dispuestos a tener sexo con quien les abra la puerta de su domicilio. Más si se trata de una mujer en ropa interior que muy sugerentemente le dirá “no tengo plata, ¿cómo puedo pagarte?

Mentira 5: Multiorgasmos

Según las porno, todas las mujeres son multiorgásmicas y los hombres pueden eyacular cuatro o cinco veces sin que existan ni 10 segundos de descanso.

Si se pudiera ver el backstage de cualquier película pornográfica todos notarían el trabajo de edición que “ayuda” a los actores masculinos a tanta proliferación sexual y la forma estudiada en que actúan sus orgasmos las actrices.

Mentira 6: sexo grupal para quien guste

No es raro ver en una peli XXX que una persona encuentra a su pareja teniendo sexo con alguien más y, en lugar de enfadarse, decide sumarse a la fiesta.

Esto también está muy lejos de lo que pasa realmente. Sólo hay que mirar las crónicas policiales para ver que estos casos terminan a los tiros y en tragedia.

Fuente: diariouno.com.ar

RELATED POST