Una empresa en Polonia creó una controvertida campaña publicitaria para vender ataúdes en la que aparecen modelos semidesnudas posando sobre los féretros.

Contrario a lo que sucedería en cualquier otra compañía, Zbigniew Lindner, dueño de esta empresa, considera que los ataudes no son un símbolo religioso, por lo que se puede promocionar como se hace con las joyas o cualquier otro producto.

La Iglesia Católica rechazó la campaña, asegurando que la muerte no debe mezclarse de ninguna manera con el sexo.

RELATED POST