El triste gato que se despide de su dueño