El niño karateca te dejará con la boca abierta

Siempre lo decimos, ¡grandes padres, grandes hijos!