El bondage, la forma de reactivar tu vida sexual de pareja

¿Piensas que tu relación íntima es aburrida y el deseo sexual disminuye? Bueno, no te vamos a vender ningún producto, por el contrario te vamos a dar unos tips para que pruebes nuevas experiencias junto a tu pareja.

¿Sabes qué es el Bondage?

El bondage forma parte de las prácticas de BDSM, que consisten en la dominación sexual de la pareja por medio de herramientas, vestimenta y juegos eróticos entre los que entran la sumisión y en los casos más extremos el masoquismo. El bondage es el principio de todo, se trata de las ataduras eróticas que se aplican a la pareja vestida, semidesnuda o desnuda con el fin de practicar la dominación.

Si piensas que es extremo…

No te preocupes. Eso depende estrictamente de ti y el punto que los excite. Aunque no lo creas, la mayoría de mujeres se excitan al asumir el rol de dominar a su pareja. Pero el bondage puede ir desde lo más simple como atar los brazos o las manos de tu pareja, hasta lo más complejo usando cuerdas que se venden especialmente para este acto.

¿Cómo comenzar?

Lo primero que debes hacer es consultar con tu pareja si lo quiere experimentar porque se podría ver sorprendido y hasta molestarse. Ahora si estás consciente de que es una gran fantasía entonces comienza desde lo más simple y si les queda gustando, vayan a lo más complejo. Por ejemplo una noche puedes presentarte con unas esposas, ésto de seguro hará que el otro enseguida entre en calor y es que imagina lo excitante que puede ser esposar a tu pareja mientras tu lo llevas a la cumbre del placer estimulando todas sus zonas erógenas. Si ambos han disfrutado de esta experiencia entonces puedes evaluar la posibilidad de adquirir un sistema de ataduras más complejo

Los accesorios necesarios

– Esposas o un pañuelo para atar a tu pareja
– Si eres mujer una lencería erótica debe ser el código de vestimenta para comenzar a estimularlo a través de la vista
– Un antifaz o pañuelo para que no vea nada, esto aumentará el erotismo
– Juguetes sexuales y es que mientras está atado(a) que mejor que estimularlo hasta alcanzar el climax
– En el caso de las chicas lubricante por si desean jugar con un consolador
– Puedes probar con una fusta suave para darle pequeños golpesitos, nada que me cause mucho dolor

No hay nada que temer

El bondage no necesariamente los tiene que conducir a una experiencia sadomasoquista extrema si ustedes no lo desean. Solo se trata de estimular la vida sexual a través de unas cuantas fantasías eróticas con las que de seguro se divertirán mientras prueban el extremo del placer, por eso deja los tabúes a un lado y ábrete a la oportunidad de atar a tu pareja y estimularlo hasta que alcance el climax, disfruten de su intimidad y su vida sexual y permítanse salir de la rutina mediante nuevas experiencias

Fuente: Unocomo