EE.UU también vigilaría las «apps»