El ciclista colombiano se quedó con la clásica Milán – Torino. Nairo Quintana ocupó la cuarta posición de la competencia .

El colombiano Rigoberto Urán, del Cannondale Drapac, se coronó en la 98 edición de la clásica más antigua del mundo, disputada sobre un recorrido de 186 kilómetros, gracias a una gran prestación en la subida final.

Urán, segundo clasificado en el último Tour de Francia, triunfó en la Clásica italiana por delante del británico Adam Yates (Orica-Scott) y del italiano Fabio Aru (Astana), con el también colombiano Nairo Quintana que acabó cuarto.

Urán, nacido en Urrao, Antioquia, hace 30 años, consiguió la segunda histórica victoria para Colombia en la Milán-Turín y fue el sucesor de su compatriota Miguel Ángel “Supermán” López, que había ganado en la edición 2016.

La carrera del norte de Italia, cuya primera edición se celebró en 1876, celebró la número 98 con muchos grandes del pelotón internacional, entre ellos el vasco Mikel Landa, y el francés Warren Barguil.

La prueba tuvo una extensión de 186 kilómetros, desde la calle Basento de la localidad de San Giuliano Milanese, en las afueras de Milán, hasta el cerro de Superga.

Para lograr el título, Urán tuvo que pedalear al lado del río Po y concluir la carrera con una doble subida al Superga, con un promedio de pendiente del 9.1 por ciento.

Cabe recordar que el colombiano Rigoberto Urán terminó en el mes de septiembre en la tercera posición en el Giro de Emilia, donde se impuso el italiano de 34 años Giovanni Visconti, en una carrera en la que se cayó el también colombiano Esteban Chaves, fracturándose un hombro.

Con información de EFE.

RELATED POST