Foto tomada de AFP

Fueron cinco centésimas las que le arrebataron el oro en 2012, cuatro las que le dieron el oro cuatro años después: Michael Phelps recuperó su título en los 200 metros mariposa y amplió su gloria a 20 oros, pero la gloria no paró allí, minutos después en la categoría de relevo 4 por 200 metros el nadador estadounidense obtuvo su medalla dorada número 21.

Se gozó cada minuto de su triunfo. Después de un encarnizado duelo con el japonés Masato Sakay, el veterano nadador de 31 años dejó todo en la piscina para ganar su prueba favorita por última vez antes de su retiro.

Después de tocar primero la pared, hizo un gesto con las manos para que el público le acompañara con aplausos y ovaciones su victoria; salió último de la piscina saboreando cada momento de este triunfo, que será el último en su prueba insignia.

Chad Le Clos (24) quedó cuarto y no tuvo más remedio que entregar el título a su dueño. Nunca, en 120 años de historia olímpica, un nadador había ganado, perdido y ganado nuevamente un mismo título en Juegos seguidos.

Phelps lo ganó antes en Atenas-2004 y Pekín-2008.

– Tripleta –

En cada carril habían fuertes candidatos a subir al escalón más alto del podio, como el propio Le Clos y o Laszlo Cseh, que arrancó dominando la prueba en los primeros 50 metros y después se vino a pique para cerrar en la séptima posición, casi tres segundos por atrás de Phelps.

Cseh (30), plata en 2008, venía de ganar el campeonato europeo el 19 de mayo con un tiempo de 1:52.91, el más rápido desde que Phelps nadó para el actual récord mundial el 29 de julio de 2009, en Roma.

Pero era la noche de Phelps, que en su retiro no podía dejar escapar esta prueba que disputo por primera vez en su debut olímpico en Sídney-2000 hace 16 años.

En aquella oportunidad, con tan sólo 15 años, quedó quinto.

Hoy se va con tres oros en la distancia, una plata y el récord mundial que rompió por primera vez en 2001 y mejoró sucesivamente siete veces más hasta el actual, en 2009.

Esta tripleta dorada se suma a la que tiene en los 200m combinados y los 100m mariposa, que también disputa en Rio-2016 esta semana.

El estadounidense ya había escuchado una vez antes en Río el himno de su país, con sus compañeros del relevo 4 por 100 metros libres.

– SuperLedecky –

Otro oro estadounidense fue el de Katie Ledecky, que también venció en un cerrado duelo a Sarah Sjostrom en la final de los 200 metros libres femeninos.

Ledecky, que ya fue oro en los 400 metros libres, paró el cronómetro hoy en 1:53.73, 35 centésimas por atrás de la sueca, que ya ganó los 100 metros mariposa.

La australiana Emma McKeon (1:54.92) se colgó el bronce.

“Fue una carrera muy dura y dolió bastante, estoy segura que es lo más cerca que he estado a vomitar en el medio de una carrera, estoy feliz de que fue mi mano la primera que tocó la pared, que todo valió la pena”, expresó en la zona mixta.

La norteamericana, también plata en los 4x100m libres en Rio, arrancó cuarta en los primeros 50 metros y asumió el mando sólo después de los 150.

Ahora, buscará la tripleta en los 200, 400 y 800m libres, un hito que no ha realizado nadie desde los Juegos de México-1968.

Es además la vigente campeona olímpica de los 800m libres, distancia que domina desde hace dos años con los diez mejores registros de todos los tiempos.

Sjostrom por su parte es campeona de los 100m mariposa.

En los 200m estilos, la ‘dama de hierro’ húngara Katinka Hosszu buscará su tercer oro después de pulverizar el récord mundial de los 400m de la especialidad y ganar los 100m espalda.

Hosszu se reservó y no nadó la eliminatoria de los 200m mariposa, en la que la española Mireia Belmonte se anotó el mejor tiempo.

Por: AFP

RELATED POST