En entrevista con el programa Debate Final de Fox Sports, Carlos Ulloa, médico de la Selección Colombia, habló sobre la realidad de la lesión de James Rodríguez y por qué se ocultó toda la información a los medios de comunicación.

El galeno fue claro en que James venía desde hace mucho tiempo con problemas en las piernas por los golpes que tuvo en febrero y abril. Incluso, cuando James llegó a la concentración de la Selección lo estaba haciendo muy bien, pero tuvo una sobrecarga en la pierna izquierda y ahí estuvo un par de días fuera de los entrenamientos, posteriormente se recuperó y ante Senegal le dolió ahora la derecha.

“En las dos ocasiones le realizamos resonancia nuclear magnética de ambas piernas evidenciando edema, como muy claramente lo dijimos durante todos nuestros reportes. Para el último partido ante Inglaterra, dentro de la política que se ha tenido dentro del departamento médico que es no dar mucha información, se habló de una lesión muscular sin dar la gravedad o severidad del dictamen. Esto también para ayudar un poco para no dar información no solo a los medios colombianos sino también a los de los otros países para especular un poco sobre el partido”, dijo Ulloa.

Sobre el porqué se ocultó la gravedad de la lesión de James, el médico confesó que se sabía desde un principio que no iba a jugar contra Inglaterra.

“Sí, sabíamos que no podía jugar y que no iba a jugar. Ya era una decisión tomada en conjunto con el cuerpo médico, el cuerpo técnico y James. Pero no se iba a dar ningún estado de diagnóstico previo al partido contra Inglaterra y obviamente si hubiéramos seguido jugando pues tampoco se iba a decir nada. Cuando uno tiene edema en un músculo, no tiene un músculo normal, tiene lesión, lo que pasa es uno puede hablar de una pequeña ruptura fibrilar o puede hablar simplemente de edema. Son términos muy similares para patologías prácticamente iguales. Existió una lesión muscular muy pequeña, perceptible o no, con imagen diagnóstica de resonancia, pero uno la puede describir de varias maneras”, explicó.

Ulloa dejó claro que siempre estuvo por encima el bienestar del jugador y que la decisión fue tomada por el cuerpo médico, técnico y el futbolista.

“Se toma la decisión porque el jugador continuaba con el dolor. Cuatro días después del el partido contra Senegal, el dolor no disminuía para nada. Entonces se le informa al cuerpo técnico, porque todos estaban esperanzados en que jugara, pero nadie iba a arriesgar la integridad del jugador y por eso no se le iba a permitir hacer parte del partido. Y continuaba con el dolor porque el edema tenía una pequeña lesión”, aseguró.

Respecto a la recuperación que deberá tener James Rodríguez, Carlos Ulloa fue claro y se refirió al dictamen que dio el Bayern Múnich, club del jugador colombiano: “La resonancia que le tomaron mostró el mismo edema con una, como lo describen ellos, pequeña ruptura fibrilar que es el mismo diagnóstico que ya habíamos hecho y por el que se decidió que el jugador no participara ante Inglaterra. Viene ahora un trabajo de recuperación de dos o tres semanas a ver como evoluciona”.

Finalmente, el médico explicó por qué no se informó con claridad el tema de James Rodríguez a la prensa colombiana. “Se lograron hacer cosas muy positivas, obviamente entre las estrategias, por desgracia para ustedes (la prensa), que yo lo entiendo que es su trabajo, nos toca desinformar porque eso hace parte del juego. Pero yo recuerdo un técnico que decía que ojalá el rival ni siquiera supiera la hora y fecha del partido”, concluyó.

Lo que se conoce hasta el momento es que el mediocampista colombiano viajó a España a realizarse las respectivas revisiones con el cuerpo médico del Bayern, ahora se encuentra en Medellín en sus vacaciones.

Fuente ANTENA2

RELATED POST