En la noche del martes River Plate cayó 0 a 1 ante Gremio de Brasil en su primer encuentro en la semifinales de la Copa Sudamericana, uno de los hechos que más llamó la atención durante el duelo, que fue dominado por el cuadro brasileño, fue la reacción de Marcelo ‘El Muñeco’ Gallardo, técnico del River, en contra del colombiano Juan Fernando Quintero.

Pese a que el River Plate contó con los colombianos Juan Fernando Quintero y Rafael Santos Borré desde los primeros minutos del encuentro, el equipo argentino no logró marcar una superioridad y dicha situación produjo una creciente sensación de ira e impotencia en el técnico de la ‘banda cruzada’.

Para Gerardo esta situación se hizo insostenible y en un punto del primer tiempo, el técnico estalló contra Quintero a quien le exigió que tomara control del juego que comenzara a distribuir mejor el ritmo del equipo. “Hacete cargo”, fue el regaño que en repetidas ocasiones lanzó para el mediocampista colombiano.

 

Ante este llamado de atención por parte del técnico del River Plate, Quintero solo respondió con un gesto sencillo y se enfocó en buscar espacios para generar oportunidades de gol en el arco rival, sin embargo sus esfuerzos no dieron fruto.

 

 

El Gremio, actual campeón, quedó a las puertas de una nueva final de la Copa Libertadores de América, tras vencer al River Plate por 1-0 en partido de ida de semifinales jugado en Buenos Aires.

Michel (62), de cabeza, anotó el gol para el triunfo de Gremio, fundamental para su objetivo de retener la Libertadores, y llegará con una buena diferencia para la revancha que disputará en su propio terreno el 30 de octubre en Porto Alegre.

“Me pasó como una película por la cabeza, por todas las dificultades, el tratamiento, la tristeza por no poder jugar. Fueron cinco meses de mucha lucha. Supe el lunes que iba a jugar…Este gol es muy bienvenido”, señaló Michel, que venía de dejar atrás cinco meses de inactividad por una lesión en el muslo derecho, además de haber perdido en ese tiempo a su abuelo, al que le dedicó el gol.

El ganador de esta serie se enfrentará en la final con el vencedor de la semifinal que este miércoles comenzarán a disputar en Buenos Aires el Boca Juniors y el Palmeiras.

En un estadio Monumental repleto, River intentó adueñarse del partido en los primeros minutos, pero Gremio fue inteligente en su postura y le plantó resistencia con un esquema de poco espacio entre sus líneas, decidido a cortar cada avance, con buenos desempeños en la defensa y de Maicon en la mitad de la cancha.

El local buscaba explorar los costados con las subidas de Montiel por derecha, además de la movilidad que aportaba Rafael Borré en el ataque, pero el delantero colombiano quedaba demasiado solo en sus intentos y su compatriota ‘Juanfer’ Quintero no terminaba de asumir el papel de armador en la ofensiva.

Gremio también hizo lo suyo y trató de llevar el juego a su molino con un esquema prolijo y escalonado, concentrado al máximo en las marcas para no quedar mal parado ni dejar huecos, a partir de la solvencia de Geromel y Kannemann en la zaga central y con oficio para manejar el ritmo del partido.

Con pocas chances de generar peligro dentro de las áreas, no extrañó que las llegadas más claras de ambos lados fueran con remates de media distancia, como un zurdazo potente de Cícero por el centro que Armani desvió con esfuerzo, mientras que Exequiel Palacios exigió a Marcelo Grohe con dos derechazos calcados al rincón derecho.

Más allá de su vocación ofensiva, a River se lo vio frustrado e incómodo luego de la primera parte, sin poder resolver el cerrojo firme que le propuso Gremio, acostumbrado a ‘trabajar’ con solvencia esta clase de duelos de carácter áspero.

El gol cayó como un baldazo de agua helada en el Monumental, y aunque Gallardo insistió con otras variantes, lo concreto es que Gremio se afirmó en su plan defensivo y se mostró inexpugnable, cómodo en la espera, agazapado para lastimar de contraataque.

“Somos un equipo fuerte, que podemos ganar de visitante, e iremos con esa ilusión y esa mentalidad. No nos queda otra que ganar allá (en Brasil) y lo vamos a intentar”, aseguró el DT de River, Marcelo Gallardo.

“Gremio tuvo oficio para jugar el partido que jugó y a nosotros nos costó mucho. Era un partido para terminar 0-0, o con una diferencia mínima, como pasó con el gol de cabeza. El partido se definió en detalles”, agregó.

Impotente y nervioso, River se cargó de faltas y de amonestaciones y a punto estuvo de sufrir el segundo gol, cuando Leo Gomes tomó un rebote tras un tiro libre y colocó un remate esquinado que salió al lado del poste derecho de Armani.

Con un trabajo firme y compacto de todas sus líneas, Gremio le cerró las puertas a River, por un lado, y luego sacó rédito de una de sus pocas llegadas para cosechar tres puntos que lo dejan con un pie en la final, mientras que los ‘millonarios’ dejaron su invicto en la Copa y estarán obligados a ir en busca de una epopeya en Porto Alegre.

RELATED POST