En estos Juegos Olímpicos en los que se darán cita 10 mil 500 atletas hay muchas historias de sacrificio y superación de unos deportistas que batallan durante cuatro años para poder participar en la cita olímpica. Más de una daría para escribir una novela y algunos relatos tienen un impacto mayor, sobre todo el de los casi 4 mil 500 atletas paralímpicos que también sueñan con colgase un metal en la principal competencia del mundo deportivo.

Para la muestra, un nombre, Marieke Vervoort, que sorprendió al mundo al anunciar que está pensando en poner fin a su vida después de estos Juegos. “Río es mi último deseo, espero acabar mi carrera con un podio. Comienzo a pensar en la eutanasia. Pero, a pesar de mi enfermedad, he vivido lo que otros solo pueden soñar“, declaró esta mujer en una entrevista a ‘Le Parisien’.

Ella es triatleta belga que sufre una enfermedad degenerativa que la tiene paralizada de cintura para abajo.

Vervoort fue dos veces campeona del mundo de triatlón. En 2008 tuvo que abandonar esta disciplina por culpa de una enfermedad que acabó postrándola en una silla de ruedas.

Es por este motivo que tiene decidido someterse a una eutanasia que es legal en el país belga desde el 2002, aplicable a los enfermos incurables que padezcan un sufrimiento físico o psíquico insoportable. Veremos en todo caso si después de una nueva experiencia paralímpica cambia de parecer y decide seguir luchando como lo lleva haciendo toda su vida.

RELATED POST