BROMA: Le hicieron volar la cama por los cielos de Japón