El aterrador momento en que un tren destrozó el coche de un bebé