Así se salvaron unos patos de morir