Así nos veríamos los humanos si actuáramos como los gatos