Así funciona el Mok-bang, la tendencia de pagar por ver comer