Árbitro dirigió borracho un partido y protagoniza escándalo

El árbitro Raúl Mariño encargado de pitar la final de la cuarta división entre Boca y Conventos en Uruguay, protagonizó un escándalo al presentarse al partido en estado de embriaguez.

El colegiado se tropezó en varias ocasiones y tomó decisiones polémicas con las que nadie estuvo de acuerdo.

Los asistentes tuvieron que llamar a la policia para que se encargará del embriagado árbitro.