Aprende, a veces es mejor mirar y no tocar

Esta divertida publicidad sobre un dulce norteamericano demuestra que ciertas cosas no son para todo el mundo.