Échele Picante

Tener sexo en el trabajo es no es perjudicial para la salud

“Tener sexo con alguien del trabajo beneficia seriamente la salud” –podría leerse en las paredes de las empresas en un futuro no muy lejano. Aumenta la productividad, favorece nuestra autoestima, nos hace más creativos, más imaginativos y aunque cueste creerlo, en el caso de que contemos con pareja estable, esta pequeña travesura puede terminar reforzando nuestra relación. “Llevaba tiempo tonteando con Jaime, el jefe de recursos humanos”.

Las cosas en este terreno han cambiado mucho y si bien hace una década algunas empresas prohibían las relaciones íntimas entre el personal, hoy en día parece que se ha levantado la veda. Pero, si de verdad has decidido dar el paso y vivir un affaire en el despacho, hay algunas cosas que debes de saber.

Fantasías recurrentes

Es precisamente en el contexto laboral donde tienen lugar algunas de las fantasías eróticas más extendidas. Si sabes qué es lo que calienta a tus compañeros, podrás abonar el terreno de cara a una posible aventura. ¿Cuáles serían estas recreaciones sexuales?

1. Montártelo con tu jefe. Aquí entra en escena el juego de poder, la dominación, la sumisión. ¿Quién no ha soñado que entraba al despacho de su jefe y este le pedía que cerrara la puerta para hablar de un asunto privado? Luego vendría un “quítate la ropa”, “no me puedo controlar” , un “me pones muy caliente” y la anhelada consumación.

2. Desnudarte delante de otros. Ponte en situación. Tiene lugar una importante reunión, los socios principales se sientan alrededor de una mesa, entonces tú te pones de pie y comienzas a liberarte de la ropa, sin prisa, mientras sientes las miradas cargadas de deseo y como el cuerpo de tus compañeros reacciona ante la visión de tu desnudez.

3. Enrollarte con alguien de tu mismo sexo (si eres heterosexual). En casa las cosas no marchan muy bien pero siempre está esa compañera que te entiende, que te escucha y te hace reír. Un buen día quedáis a tomar algo a última hora, os bebéis un par de copas y os dejáis llevar, primero con un beso suave, para luego pasar a mayores en la intimidad.

4. Castigar a un subordinado. El chico nuevo de la oficina es joven y de vez en cuando se equivoca. Tras uno de sus fallos le llamas a tu despacho y decides que merece un correctivo. Así que le vendas los ojos y le haces recorrer todo tu cuerpo con su boca. ¿Será capaz de darte lo que necesitas?

El lugar es importante

Si ya tienes claro qué es lo que te gustaría que sucediera, el dónde es también una parte importante en este tipo de relaciones. Toma nota de los lugares preferidos para dar rienda suelta a la pasión en el lugar de trabajo.

1. En el cuarto de baño. Ella prefieren en el femenino y ellos…también. Por lo tanto aquí habría consenso. Se trata de un territorio neutral, con espacios aislados de reducidas dimensiones que os obliga a actuar rápido y de manera silenciosa. ¿Alguien da más?
2. En el ascensor. Requiere de rapidez y sólo es apto para pequeños arrebatos que más tarde deberán de consumarse en otro lugar. Ideal para establecer un primer contacto.

3. En la fotocopiadora. Si tu lugar de trabajo dispone de ese pequeño cuarto con impresora, fotocopiadora y escáner, puede ser un buen punto de encuentro si conseguís quedaros a solas, por ejemplo, a la hora de comer.

4. Sobre tu mesa. Indispensable que no haya nadie más en la oficina. Esta sería la modalidad más pura en este tipo de affaire. Pones a un lado el teclado, retiras los papeles y os ponéis manos a la obra.

Aroma a placer

Para compañeros distraídos existen en el mercado unos perfumes especiales de feromonas con los que potenciarás tu atractivo. Este tipo de productos están elaborado con una concentración muy elevada de feromonas, gracias a ello atraerás sexualmente a todos los hombres o mujeres de tu alrededor. Solo unas gotas serán suficientes para ver aumentar tu atractivo de manera sorprendente. Disponible en versión femenina y masculina.
A veces sólo es un coqueteo, un roce casi inocente, otras veces es un encuentro espontáneo de una noche o una historia más seria. Recuerda que es importante tener claro que este tipo de historias suelen ser pasajeras y que se trata de sexo sin compromiso, pero es precisamente ahí, donde reside su atractivo. ¿Quién dijo que el trabajo es aburrido?

Fuente: Carrieserena.com

Tags:
Ubicada en Échele Picante · noviembre 19, 2012 · Comments ( comentarios)

PUBLICIDAD